Muchas personas, antes de tener contacto con el Espectro Autista, no conocen acerca de todos los tipos de Autismo que hacen parte de esta “paleta de colores”, como le dicen muchas personas.

Se debe aclarar que el Espectro Autista, como varios trastornos, tiene varias ramas que se desprenden del mismo; tienen diferentes síntomas y reacciones. A continuación les explicaremos un poco de los tipos más conocidos dentro de este espectro:

 

Autismo

Es un trastorno neurológico que afecta la capacidad de una persona para comunicarse y relacionarse con otros, está asociado con rutinas y comportamientos repetitivos, tales como arreglar objetos obsesivamente o seguir rutinas muy específicas. Es el más común y conocido. 

Se puede llegar a encontrar en los primeros tres años de vida de la persona, gracias a los comportamientos que demuestra la misma.

Generalmente son los padres quienes logran identificar de primera mano los síntomas en sus hijos, aunque algunos de los síntomas, como la nula o escasa comunicación, son demasiado complicados de captar a tan temprana edad.

Síndrome de Rett

Este tipo de Autismo se caracteriza por ser casi exclusivo en el género femenino. Las niñas con Síndrome de Rett sufren un proceso degenerativo y progresivo en su sistema nervioso por lo que es uno de los trastornos más complicados de tratar.

Dicho proceso se hace manifiesto en varias alteraciones que sufre la persona en la comunicación, la motricidad y su proceso cognitivo a muy temprana edad (desde los 2 años).

Lo complicado está en que su desarrollo psicomotor, por lo menos hasta la edad mencionada, es igual al de una persona normal; por lo que genera complicaciones a la hora de identificar y diagnosticar.

 Este síndrome, además de lo ya mencionado, puede llegar a causar consecuencias negativas en el cuerpo de las personas como hipotonía (pérdida de tono muscular).

 

Síndrome de Asperger

Aunque es de los síndromes más conocidos en el mundo del Autismo, es uno de los más complejos de tratar por sus complicaciones a la hora de identificarlo debido a que las personas con Asperger, no muestran, ni tienen ningún tipo de discapacidad intelectual o rasgo físico que lo demuestre.

 Es por esto que, el Asperger, solo se ve manifestado en las relaciones sociales de la persona y su comportamiento frente al entorno, siendo esto algo bastante complicado para desarrollar el campo social e, incluso, el laboral.

Los problemas de empatía con las personas del común, la interacción social ya mencionada, dificultades en la coordinación psicomotriz, obsesión con algún tema y el no entender cosas como la ironía, son algunos de los síntomas que presenta el Síndrome de Asperger.

Otros tipos de Autismo encontrados pueden ser el Síndrome de Heller, que consiste en lo mismo que el Autismo solo que se diferencia en ser un proceso degenerativo de campos como el lenguaje, la motricidad y el ámbito social. Incluso, el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (conocido como TDAH), aunque para muchas personas no lo es, entra en el campo del Espectro Autista, debido a sus síntomas.

 En conclusión, el Espectro Autista puede ser comparado con la paleta de colores, como ya lo mencionamos, debido a su amplitud en cuanto a síntomas y tipos del mismo. Luego entonces, es necesario que las personas tengan conocimiento de todos estos tipos para lograr una identificación pronta, en caso de que sus hijos o conocidos tengan algún síntoma de los ya mencionados.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *