La Música nos da diferentes estímulos a través de los sentidos, produciendo cosas positivas y negativas. Cada cerebro es totalmente diferente, sin embargo oir y escuchar necesita consumo de energía cerebral por medio del oxígeno.

Cuando el cerebro recibe ondas musicales agradables, la persona va a mostrar interés, va a modificar las emociones, las conductas y en muchas ocasiones, las manifestaciones de afecto.

La música recorre rincones recónditos en el cerebro; se habla de plasticidad neuronal cuando partes del cerebro son dañadas, otras se pueden estimular y tomar el control, restituyendo adecuadamente  las funciones.

Se habla de que la música y en particular ciertas notas musicales y determinadas frecuencias, pueden generar en el cerebro de personas con Autismo, un efecto tranquilizador y anestésico.

La Música en el Autismo

En el año 2009, Allen, Davis & Hill, realizan un estudio en relación a la capacidad que poseen las personas con Autismo, de procesar las emociones dentro de un estímulo musical y la posibilidad de verbalizar este estado emocional. La música es un lenguaje que facilita a las personas con Autismo a relacionarse, favorece la atención y les da un lenguaje no verbal, con el cual pueden mejorar su calidad de vida.

Educar y sensibilizar por medio de la música y la experiencia de vida como familia, fue lo que se hizo el pasado mes de junio, en el Gimnasio Pepa Castro, donde fuimos invitados apoyar una investigación realizada por estudiantes de octavo grado, el tema, La influencia de la música en personas con Autismo.

La Música, fuente de inspiración de nuestro hijo

Música y autismo

Por medio de la interpretación musical en el piano, Samuelito demostró que no solo es su pasión y que lo disfruta, sino que la música le ayuda a desarrollar otras habilidades y destrezas, es un lenguaje con el que puede relacionarse con los demás, pero lo más importante, que lo hace feliz.

La música, le ha permitido a nuestro hijo  mejorar tiempos de espera, trabajar la concentración, seguimiento de instrucciones, enfrentarse a retos y situaciones nuevas, afinar su oído y sacar melodías, solo con escucharlas, disfrutar de presentarse ante un auditorio, la alegría de lograr aprender una melodía, pero también,  manejar la frustración cuando ve que se equivoca y transportarse a un mundo en donde se siente feliz, donde no hay discriminación, juzgamiento, crítica, donde solo es él frente a su piano. Allí no importa su condición, solo es un niño quien desarrolló un talento musical y lo disfruta.

La Práctica del piano le ayuda a generar rutinas para su aprendizaje musical, lo cual ha trasladado a su vida en general. Como familia queremos llevar un mensaje de Amor, Esperanza, Inclusión y Aceptación ,que cada día se abran más oportunidades para las personas con Autismo en nuestra sociedad y que personas que recorran un camino similar al nuestro, se sientan apoyadas y con fe de que pueden sacar sus hijos adelante.

La Fundación RepaTEA tiene como objetivo Educar y  Sensibilizar a la comunidad sobre el Autismo y para ello realiza jornadas en instituciones educativas y apoya estudiantes que se interesen por desarrollar proyectos encaminados a visibilizar la condición, dar herramientas, aplicaciones tecnológicas, musicales y/o educativas en pro de la población con TEA y de sus familias.

Estamos seguros que todo empieza en las instituciones educativas y que el interés de desarrollar proyectos sobre esta condición ayuda a educar, sensibilizar y emprender el camino a la inclusión, generando un mayor impacto en la sociedad y transformando los paradigmas que se puedan tener sobre las personas con Autismo

Las Estudiantes, Directivas y Cuerpo Docente del Gimnasio Pepa Castro, participaron de esta jornada y se mostraron muy receptivos y con deseos de hacer parte de esta transformación social.

El mensaje es que toda persona, sin importar cual fuere su condición, debe tener los ajustes razonables para ser incluidos en todos los ámbitos sociales, educativos, recreativos, culturales y sobre todo entender desde la familia misma, el propósito de tener hijos con alguna condición y la misión que como padres tenemos de apoyarlos, amarlos, ayudarles a encontrar y desarrollar sus talentos.

La semilla del respeto a la diferencia, el amor, la aceptación y la inclusión fue sembrada en los corazones de la comunidad educativa.

 


1 Comment

ALEJANDRA CAMACHO · 11/07/2018 at 2:04 pm

Muy interesante, nos llena de Esperanza a los que iniciamos el nuevo desafió con hijo Autista Gracias por compartirlo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *