TEAcepto  a primera vista, que es más importante que preguntarme ¿Cómo llegué? ¿Por qué llegue? ¿A que llegue?, quizás responda algunas preguntas aquí, otras se responderán con el tiempo, pero la verdad no me preocupa.

Mi contexto…

Como estudiante de una universidad debe cumplir con una práctica sociales, es un requisito para poder acceder al grado, y la verdad si me sentía ansiosa por conocer el lugar en el que  sería útil por los próximos seis meses.

Me llegó un correo con el nombre de la fundación asignada, Repatea, no tenía ni idea sobre ella y mucho menos en qué consistía, así que busqué la página y leí un poco para estar enterada y contextualizarse.

Cuando llegué encontré a varios papas reunidos en un salón, era una reunión para hablar saber las funciones de la fundación, hacer propuestas en la misma y por consiguiente asignar tareas próximas a desempeñar.

 

Pero algo me llamó la atención…

Así es, en otra mes a estaba un niño dibujando, su sonrisa era encantadora, realmente había una maravillosa ingenuidad que lo envolvía, sus acciones eran transparentes y cuando se expresaba no había filtros, decía lo que sentía, como debe ser.

No sabía nada sobre cómo se veía o debería comportarse un niño con TEA, las incógnitas pasaron a un segundo plano cuando decidí que no se trata de entender por qué se comportan de cierta forma, sino que simplemente es una visión diferente de la vida, y no significa que este mal.

No me lo preguntas pero te lo digo…

Supongo que criar a un hijo es difícil y debe ser aún más si la sociedad lo cree raro. El universo TEA es distinto y no puedes cambiarlo. Nuestra mente racional y de vez en cuando esquematizada solo ve una sola cara, una supuesta realidad asimilada por la mayoría, como un hecho verdadero.

No quiero que mis palabras suenen idílicas, pero creo que no se debe preguntar el por qué si no el para qué de las cosas. Creo que muchas veces nos olvidamos de aquellas cosas sencillas y pequeñas que son las que hacen que nuestra vida cada día tenga sentido, nos haga crecer y se enriquezca.

¿Cuál será el propósito?…

 

Por: Valeria Serrano


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *